La bodega Otazu fue construida en 1840 siguiendo el estilo chateaux francés. Su capacidad de almacenamiento era de 200.000 litros divididos en toneles de madera de roble y de un total de 40 hectáreas de viña. Además, fue la primera bodega de Navarra que se construyó fuera del casco urbano.

El año 1892 la viña de la bodega se vio afectada por la plaga filoxera y casi todas las hectáreas de la viña quedaron perjudicadas. Durante los dos años posteriores, se replantaron 92 hectáreas de viña de Cabernet Sauvignon, Merlot, Tempranillo y Chardonnay.

El año 1994 se reformó la bodega y se construyó una de nuevo, y al 2002 se expandió la viña con un total 18,1 hectáreas de Chardonnay.

Actualmente, la viña consta de 110,12 hectáreas divididas en parcelas de entre una y cinco hectáreas para controlar la madurez de la uva y escoger el momento óptimo por su recolección.

En cuanto a la elaboración del vino, una vez se ha determinado la fecha de recoleta de cada parcela, se recoge la uva, se selecciona de manera manual y se procesa a través de una doble tabla de selección para asegurar solo la utilización de la uva que se encuentra en perfecto estado.

Seguidamente se realiza la fermentación alcohólica a los depósitos de acero inoxidable y se aplica una técnica, conocida como microvinificación, que permite la extracción delicada de todos los componentes fenólicos para conseguir unos vinos suaves y afrutados.

Posteriormente, se cría el vino en toneles de roble francés a una temperatura de 16 °C y por último, se colocan las botellas de vino en una sala de envejecimiento en la cual reposan hasta conseguir su momento óptimo.

Abrir chat